jueves, 6 de mayo de 2010

Lección 9. LA HUMANIDAD PERFECTA DE JESUCRISTO

A. JESUCRISTO PARTICIPO DE LA HUMANIDAD PERFECTA:

Referencia Bíblica:

Hebreos 2:14 “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.”

En Jesús vemos la perfecta humanidad. Jesús fue Dios ­ hombre: verdadero Dios y hombre perfecto. No usamos la palabra “perfecta” con la Deidad porque no hay grados de perfección en Dios, pero hay grados de perfección en el hombre. En efecto, decimos que Jesús fue el verdadero Dios y el hombre perfecto.

Jesús fue el hombre perfecto, pero tales afirmaciones como: “María fue la madre de Dios Todopoderoso” y la sangre del Calvario fue la sangre de Dios” son incorrectas y deben ser modificadas, Hay una verdad en tales afirmaciones, pues Dios se manifestó en la carne en la que nació y murió, y la Palabra Encarnada fue Dios. Sin embargo, Dios Todopoderoso no puede ser engendrado ni morir. No hay ninguna escritura que pruebe que la carne de Jesús no es la misma que la nuestra, solamente en el hecho establecido que El era impecable. Las Escrituras establecen claramente que el Señor habitó en carne como Sus hijos (Hebreos 2:14). Este versículo prueba que el Padre, el Espíritu Eterno, se manifestó en la carne para salvar a Sus hijos.

B. JESUS ES LLAMADO HOMBRE:

Referencias Bíblicas:

Mateo 2:11 “Vieron al niño con su madre María...”
Filipenses 2:8 “Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte de cruz.”
1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

No menos de ochenta veces en los Evangelios Jesús se llamó a Sí Mismo “El Hijo del hombre.” Referencias son hechas a:

1. La simiente de Abraham;
2. La simiente de David;
3. El Linaje de David;
4. La simiente de la mujer.

C. JESUCRISTO TUVO LA APARIENCIA DE UN HOMBRE:

Referencias Bíblicas:

Lucas 24:18 “¿Eres tú el único forastero en Jerusalén ...”
Juan 4:9 “¿ ... cómo tú, siendo judío?”
Juan 20:15 “ ... ella, pensando que era el hortelano.:

En estos versículos podemos ver que Jesús se parecía a un judío, a un forastero y a un hortelano.

En realidad, nadie conoce como era Jesús. El versículo que posiblemente pueda describirlo más que cualquier otro es:

Isaías 53:2 “No hay parecer en él ni hermosura; le veremos mas sin atractivo para que le deseemos.”

D. JESUS EXPERIMENTO TODAS LAS DEBILIDADES DEL HOMBRE EXCEPTO EL PECADO:

Referencias Bíblicas:

Mateo 4:2 “... tuvo hambre.”
Mateo 8:24 “... él dormía.”
Mateo 26:38 “... mi alma está muy triste, hasta la muerte.”
Juan 4:6 “... Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. . .”
Juan 11:35 “Jesús lloró.”
Juan 19:28 “... Tengo sed.”
Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

En estos versículos podemos leer que Jesús tenía hambre, sed, estaba cansado, fatigado y dormía como cualquier otro hombre. El había experimentado pena, dolor de corazón, soledad, desilusión, tal como cualquier otro hombre. Hay solamente una diferencia importante-Jesús nunca sufrió derrota. El nunca cedió a la tentación. El vivió fuera del pecado y resultó victorioso.

E. JESUS FUE TENTADO EN TODOS PUNTOS:

Referencias Bíblicas:

Hebreos 4:15 “. . . fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”
Hebreos 2:18 “Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.”

La Biblia establece claramente que Jesús fue tentado en cada punto en que es tentado el hombre. Esto muestra que Jesús fue un hombre perfecto, porque fue Su humanidad la que fue tentada. La Deidad no puede ser tentada. “Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie” (Santiago 1:13).

En el desierto Jesús fue tentado en tres maneras:

1. Deseo de la carne;
2. Deseo de los ojos;
3. Vanagloria de la vida.

Esta tentación puede ser clasificada de otra manera:

1. Tentación para usar Su poder para atenderse a Sí Mismo;
2. Tentación para lucir Su poder;
3. Tentación para usar Su poder para obtener más poder.

Indudablemente Jesús fue tentado en numerosas ocasiones durante toda Su vida y ministerio, pero Su tentación más grande fue en el Jardín de Getsemaní. El hecho de que Jesús fuese tentado en cada manera en que un hombre puede ser tentado, prueba que El fue un hombre completo, un hombre perfecto, sujeto a todas las debilidades de la carne, pero sin pecado.

F. COMO UN HOMBRE EL FUE EL HIJO:

La filiación denota principio, también una relación con respecto al tiempo y al lugar. Solo llegando a ser hombre, El podía llegar a ser el “Hijo Unigénito” (Juan 3:16), no un hijo eterno ni un hijo creado, sino un hijo que fue concebido en el vientre de María. Como hijo creció y maduró y fue sujeto al Padre. Como el hijo, El participó de nuestras debilidades y fue tentado en todos puntos.

Un estudio de los siguientes versículos revela a Jesús en Su humanidad como el Hijo:

Hebreos 5:8 Como el Hijo, El aprendió la obediencia. Juan 17 Como el Hijo, El oró. Juan 14:28 Como el Hijo, El fue menos grande que el Padre. Marcos 13:32 Como el Hijo, El no sabía todo. Gálatas 4:4 Como el Hijo, El fue hecho de mujer. Gálatas 2:20 Como el Hijo, El murió.

G. HUBO UN PROPÓSITO EN LA HUMANIDAD Y EN LA FILIACIÓN DE CRISTO:

El propósito de la filiación fue el siguiente:

1. Que El podría ser nuestro Redentor. La necesidad de la expiación demandó que hubiera un sacrificio sin pecado ofrecido en nuestro lugar. Solamente Dios podía proveer tal sacrificio (Hebreos 2:14).
2. Que El podría ser nuestro Mediador. Nuestro mediador conoce nuestras debilidades por medio de Su omnisciencia, y también por medio de su experiencia actual (Hebreos 4:15).
3. Que El podría ser nuestro Rey. Para tener un reino, tiene que haber un Rey. El reina ahora en nuestros corazones, pero pronto El vendrá a reinar en la tierra (Mateo 26:64).
4. Que El podría ser nuestro Juez (Hechos 17:31).
TOMO: DOCTRINA I
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS