jueves, 6 de mayo de 2010

Lección 43. LA MUERTE

A. DEFINICION DE LA MUERTE:

La muerte física es la separación del alma y del espíritu del cuerpo. La muerte introduce al hombre a la ETERNIDAD y al mundo invisible.

B. DESCRIPCION DE LA MUERTE:

La Biblia habla de la muerte en los siguientes términos:

1. Dormir — Deuteronomio 31:16; Juan 11:11; 1 Corintios 15:6; 15:51; 1 Tesalonicenses 4:13-14
2. Nuestra morada terrestre se deshace - 2 Corintios 5:1
3. Abandonar el cuerpo - 2 Pedro 1: 14
4. Dios pide el alma - Lucas 12:20
5. Ir por el camino de donde no se puede volver - Job 16:22
6. Ser reunido con los padres - Génesis 49:33
7. Expirar — Génesis 49:33; Hechos 5: 10
8. Descender al silencio - Salmos 115:17
9. Volver al polvo - Génesis 3:19
10. Ser cortado - Job 14:2
11. Partir - Filipenses 1:23

C. LA MUERTE FISICA DE TODO HOMBRE ES CIERTA:

Referencia Bíblica:

Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

Sólo los creyentes que viven en el momento de la venida de Jesús escaparán de la muerte física. Ellos serán trasladados, pero los demás morirán. Aunque la redención de los creyentes fue provista en el Calvario, sólo en la primera resurrección podremos entrar en esta plena redención física.

D. LA MUERTE HA SIDO VENCIDA:

Referencias Bíblicas:

1 Corintios 15:26 “Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.”
Romanos 5:12-21 “... Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo.”
2 Timoteo 1:10 “... el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.”

La muerte fue el primer efecto exterior y visible del pecado y será el último efecto del cual seremos salvos. Jesús abolió la muerte, y en El podemos tener la vida eterna y la inmortalidad.

E. ¿QUE HAY DESPUES DE LA MUERTE?

1. El Estado Intermediario:

Los justos no recibirán el galardón final ni los inicuos el castigo final hasta después de sus resurrecciones respectivas. Los justos están en reposo consciente en el Paraíso, pero los injustos están en inquietud y tormento consciente en el Hades.

2. La Resurrección:

En la resurrección el alma y el espíritu de los muertos son reunidos con el cuerpo resucitado.

3. El Juicio:

De la misma manera que no se puede evitar la muerte, tampoco se puede evitar el juicio que sigue (Hebreos 9:27). Los justos recibirán sus galardones y los injustos recibirán su castigo.

4. La Eternidad:

Hay sólo dos destinos finales para el hombre: el cielo que puede ganar, o el infierno que puede evitar ¿Cuál será el destino de usted?

F. LA UBICACION DEL PARAISO Y EL HADES:

Antes de la resurrección de Jesucristo, el Paraíso y el Hades eran compartimientos separados del Seol. Eran lugares conti­guos con una gran sima puesta entre los dos (Lucas 16:26). A causa de esto, cuando Jesús murió El visitó ambos lugares (Lucas 23:43; Hechos 2:31). Esto también explica 1 Pedro 3:19­ -20. Cuando Jesús resucitó, desocupó un lugar y cambió la posición del Paraíso al tercer cielo (2 Corintios 12:2). Lo que la adivina de Endor pudo hacer con el espíritu de Samuel (1 Samuel 28:4), no puede ser hecho con los espíritus de los redimidos, porque desde la resurrección de Jesús, el Paraíso y el Hades ya no tienen ubicación contigua en el Seol. Jesús llevó cautiva la cautividad (Efesios 4:8).

G. ENSEÑANZAS FALSAS:

1. El Purgatorio:

Esto enseña que aún los fieles necesitan pasar por un proceso de purificación antes de ser considerados aptos para entrar en la presencia de Dios.

Las Escrituras enseñan que los muertos en Cristo tendrán feli­cidad inmediata. Sólo hay los que son salvos y los que están perdidos, y el destino de cada grupo es determinado en esta vida. La muerte cierra el período de prueba y luego sigue el juicio.

Referencias: a. Lucas 16:22
b. Lucas 23:43
c. 2 Corintios 5:6-10
d. Hebreos 9:27

2. El Espiritismo:

El espiritismo enseña que se puede conversar con los muertos a través de un “médium.”

La Biblia prohive expresamente consultar a tales espiritistas y la prohibición misma indica que hay un mal y peligro en esta práctica. En Lucas 16, la narración del rico y Lázaro prueba que a los muertos no se les permite comunicarse con los vivos.

Referencias: a. Levítico 19:31; 20:6
b. Isaías 8:19

3. El sueño del alma:

Esto enseña que el alma es inconsciente hasta la resurrección.

Las Escrituras nos enseñan que hay un reposo inmediato y consciente en el Paraíso para los salvos y un tormento consciente en el Hades para los perdidos. Lázaro y el rico eran conscientes. ¿Por qué visitó Jesús el Paraíso y el Hades si las almas estaban inconscientes? Esto debe responder definitivamente a este error

Referencias: a. Salmos 16:10
b. Isaías 14:9-11
c. Lucas 23:43
d. 2 Corintios 5:8
e. Filipenses 1:23
f. Apocalipsis 6:9-10

4. El Universalismo:

Esto enseña que todo el mundo será salvo finalmente, porque Dios es demasiado benigno para excluir a nadie del cielo.

Este error es refutado por las Escrituras. Es, efectivamente, una misericordia que Dios excluya a los pecadores del Cielo porque sería un infierno para ellos y su presencia pronto conver­tiría el cielo en un infierno para los redimidos.

Referencias: a. Proverbios 29:1
b. Lucas 16:19-31
c. Juan 3:36
d. Romanos 6:23

5. Restauración:

Esto enseña que el infierno no es eterno, sino una experiencia temporal para purificar al pecador para hacerlo apto para entrar al cielo. Si así fuera, entonces los fuegos del infierno tendrían más poder que la sangre de Jesús. La experiencia nos enseña que el castigo en si no regenera; puede restringir pero no puede transformar. Los que creen este error afirman que la palabra “eterno” en griego quiere decir “durante una época” y no una duración sin fin.

Según Mateo 25:41-46, si el castigo de los malos terminara, también terminaría la felicidad de los justos. Dios en la actualidad no obliga al hombre a ser salvo, tampoco lo hará en el futuro.


6. Aniquilación:
Esto enseña que los malos serán aniquilados. Los que creen este error se apoyan en 2 Tesalonicenses 1:9 y otros textos que dicen que Ios malos serán destruidos. Empero, esto no quiere decir aniquilación, sino ruina. En este texto, si significara aniqui­lación, entonces la palabra “eterna” sería inútil. También indican la muerte como la pena del pecado. Esto quiere decir separación de Dios y no cesación de existencia. La promesa divina de vida no es la promesa de existencia, porque todo hombre la tiene en consecuencia, lo opuesto es verdad, la muerte como pena no significa la simple pérdida de la existencia.
TOMO: DOCTRINA IV
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS