jueves, 6 de mayo de 2010

Lección 15. EL PECADO

A. ¿QUE ES EL PECADO?

Referencias Bíblicas:
1 Juan 3:4 “El pecado es infracción de la ley.”

1 Juan 5:17 “Toda injusticia es pecado.”

Romanos 14:23 “...todo lo que no proviene de fe, es pecado.”

Santiago 4:17 “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.”

Juan 16:9 “De pecado, por cuanto no creen en mí.”

Proverbios 21:4 “Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pen­samiento de impíos, son pecado.”

Proverbios 24:9 “El pensamiento del necio es pecado.”

En los versículos citados se lee la definición del pecado. La tendencia moderna es la de estimar el pecado como una cosa poco importante. La mayoría de la gente toma una actitud de complacencia hacia el pecado y lo acepta como cosa cor­ riente. A su parecer, el pecado no es más que ignorancia o un complejo en el carácter que puede corregirse con ayuda de un psiquiatra. Sin embargo, éste no es el caso. El pecado está enclavado en el corazón mismo de la naturaleza caída del hombre.

Al echar una mirada al comienzo del pecado en la caída de Satanás y luego en la caída de Adán y Eva, es posible hacer este esquema:

(a) Orgullo - El orgullo fue sin duda el pecado original porque Satanás se enalteció y quería hacerse dios (lsaías 14:12-15).

(b) Incredulidad - Fue necesario sembrar este pecado en el corazón de Eva antes de poder engañarla en la transgresión (Géne­sis 3:1).
(c) Desobediencia - La desobediencia fue el resultado natural de los otros dos pecados (Génesis 3:6).

Muchas palabras hebreas se usan en el Antiguo Testa­mento para expresar la idea del pecado. Algunos conceptos del pecado son expresados en la lista de las siguientes palabras:

confusión iniquidad perversión culpa transgresión rebelión vanidad mentir engaño mal error impiedad faltar errar

Las palabras griegas principales que expresan pecado en el Nuevo Testamento son:

depravidad deseo concupiscencia desobediencia desorden injusticia errar el blanco

El señor Schofield da este esquema del pecado:

(a) Una acción - la violación o la desobediencia a la voluntad revelada de Dios.
(b) Una naturaleza - enemistad con Dios.
(c) Un estado - ausencia de la justicia.

Al intentar definir el pecado, sólo podemos entender en parte su naturaleza verdadera. Su gran oscuridad y lo horrible del pecado no pueden ser comprendidas por nuestras mentes finitas y nuestro entendimiento limitado.

B. DIOS ODIA EL PECADO:

El hecho de que Dios es amor y Dios es luz exige que Dios odie el pecado. Es imposible que Dios ame el alma del peca­ dor sin odiar al pecado a la vez. Su naturaleza absolutamente pura y sin mancha se revela a la vista del pecado.


Dios odia el pecado. Todo hijo verdadero de Dios debe compartir este odio por el mal. El momento en que sonreímos a la iniquidad, estamos lejos de Dios. Dios nos ayude a considerar el pecado como sumamente pecaminoso y a verlo como El lo ve. Debemos siempre considerar que fue el pecado el que clavó a Jesús en la cruz. El pecado premeditado cono­ cido separa al hombre de Dios, impide las contestaciones a sus oraciones, y al final le condena a la muerte eterna. Ningún pecado entrará en los cielos. Es necesario que el pecado sea confesado, perdonado y remitido.

C. ¿PUEDE ESCONDERSE EL PECADO?

Referencias bíblicas:
Génesis 16:13 “Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?”

Números 32:23 “ ... y sabed que vuestro pecado os alcanzará.”

Gálatas 6:7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

El pecado siempre estará expuesto por la única razón sen­cilla que el pecado es contra Dios, y Dios ve no sólo el acto exterior, sino también el pensamiento y deseo interior. Es imposible pecar sin pagar su precio.

D. ¿QUIENES SON LOS PECADORES?

Referencias biblicas:
Gálatas 3:22 ‘Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado.”

Romanos 3:10-19 “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda ... todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.”

Romanos 5:12 “Así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

Todo hombre es pecador y necesita ser salvo. Si algún individuo pudiera hacerse justo a través de los actos de la ley y sus propias obras buenas, luego todo hombre también podría hacerse justo. Pero como esto no pudo ser, era necesario que Jesucristo proveyera la salvación para el hombre.

E. ¿PODEMOS ENUMERAR LOS PECADOS O NOMBRARLOS?

Se puede enumerar sólo en parte porque el pecado es efec­tivamente una condición del corazón. La lista de pecados es demasiado grande para ser registrados por completo. Sin embargo, podemos intentarlo:

1. Obras De La Carne (Gálatas 5:19):
Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechi­cerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disen­siones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías y cosas semejantes a éstas.
2. Mundanalidad:
Los deseos de la carne, los deseos de los ojos, la vanagloria de la vida, el amor al dinero, el amor a los placeres, etc.
3. Carnalidad:
Orgullo, malignidad, envidia, egoísmo, calumnia, chismes.
4. Pecados De Omisión:
Falta de orar, falta de asistir a los cultos, falta de dar testi­monio, etc.
5. Presunción (Salmos 19:13):
Y así la lista continúa creciendo sin ninguna señal de su terminación.

F. LA CONSECUENCIA DEL PECADO:

1. División Entre Dios Y El Hombre:

Referencias Bíblicas:
Salmos 66:18 “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.”

lsaías 59:2 “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”

Esta división rompió el compañerismo entre Dios y el hom­bre y creó un abismo que la gracia de Dios tenía que atravesar para redimir al hombre pecador.

2. La Muerte Física Y Espiritual:

Referencias Bíblicas:
Romanos 5:12 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte.”
Todo pecado es fundamentalmente una actitud y un acto de rebelión contra Dios. Es el desafío a la supremacía de Dios. José, cuando fue tentado, se dio cuenta de esto al hacer la pregunta, “¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios’,”’ (Génesis 39:9).
TOMO: DOCTRINA II
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS