jueves, 6 de mayo de 2010

Lección 35. LA SEGURIDAD ETERNA

A. DEFINICION DE LA SEGURIDAD ETERNA

En las palabras “seguridad eterna” se expresa la creencia que una vez salvo el hombre no puede ser perdido. Se expresa algunas veces así: “Una vez un hijo, para siempre un hijo.” A pesar de que esto ha sido una gran fuente de controversia a través de los años en la iglesia, la Biblia habla claramente de este asunto, y no tenemos que quedar en dudas concerniente a lo que enseña la Biblia sobre la seguridad de nuestra salvación. Es necesario distinguir entre la seguridad eterna condicional y la seguridad eterna absoluta. Es también importante entender lo que enseña la Biblia sobre la predestinación y la elección. Una vez aclaradas estas cosas, la idea de la seguridad eterna no nos ofrece problemas.

B. LA PRESCIENCIA Y LA PREORDINACION

Ya que Dios es el Ser omnisciente y el Gran Yo Soy que mora en la eternidad, El ve desde el principio toda acción y hecho. Nada occurre sin que Dios lo sepa. Sabe todo de antemano. Empero, esto no le quita al hombre la responsabilidad de sus acciones; la responsabilidad de la decisión es suya. El hombre sigue siendo un ser de libre albedrío, aunque Dios sabe de antemano las decisiones y acciones. La preordinación de Dios está limitada a la presciencia de Dios. En otras palabras, Dios preordena lo que sabe de antemano. Esto explica claramente el versículo de Romanos 8:29-30, “Porque a los que antes conoció, también los predestinó.. .”

C. LA ELECCION Y LA PREDESTINACION

Referencias Bíblicas:
1 Pedro 1:2 “Elegidos según la presciencia de Dios Padre . . .”
Efesios 1:4-5 “Según nos escogió en él ... habiéndonos pre­ destinado para ser adoptados hijos suyos. ..”

“Elección” quiere decir “escogido.” Cuando la Biblia habla de ser elegido, quiere decir escogido por Dios. Los individuos de la iglesia son elegidos o escogidos por Dios, pero según la presciencia de Dios, la cual ve con anticipación la acción y decisión voluntarias de todo hombre. En conformidad, la responsabilidad de la elección por Dios posa directamente en la decisión propia del individuo.

Mientras que los individuos de la iglesia son elegidos, la iglesia o el cuerpo, es predestinada. Se cumplirá el propósito de Dios en tener un pueblo que lleva Su nombre. A pesar de todos los poderes del Hades, habrá una iglesia que espera a su Señor cuando venga Jesús (Mateo 16:18).

D. LA SOBERANIA DE DIOS
Dios es soberano. No hay ni esfuerzo ni poder que impide que se cumpla la voluntad de Dios. Sin embargo, era Su propia acción de soberano que se limitó al libre albedrío del hombre. Es el deseo de Dios que el hombre le adore de su propio albedrío. Dios busca el compañerismo y la comunión con el hombre. Por eso Dios no ha dejado que Su soberanía intervenga con la libre elección y poder de decisión que tiene el hombre.

E. EL CALVINISMO
La doctrina del calvinismo viene del reformador francés, Juan Calvino (1509-1564), quien fue el primero que la enseñó. Es de esta doctrina que viene la idea de absoluta seguridad eterna del creyente, o “una vez en gracia, siempre en gracia,” o “una vez un hijo, para siempre un hijo.”
La doctrina del calvinismo se explica así:
1. La salvación viene enteramente de Dios.
2. Dios ha predestinado a ciertos individuos a la salvación.
3. Cristo murió por los elegidos.”
4. La gracia de Dios, a la cual no se puede resistir, mantiene al hijo de Dios, el cual no puede ser perdido.
5. Una vez un hijo, para siempre un hijo.

Algunos versículos que se usan para tratar de apoyar el calvinismo son:
Juan 10:28 Juan 17:6
Romanos 8:35 Romanos 11:29
1 Corintios 3:10 2 Corintios 5:10
Filipenses 1:6 1 Pedro 1:5

F. LA ABSOLUTA SEGURIDAD ETERNA ES ERRONEA PORQUE

1. Es la primera mentira. Es exactamente lo que le dijo satanás a Eva: “... no moriréis” (Génesis 3:4).

2. Según el calvinismo, Dios hace acepción de personas. Empero, la Biblia dice “. . . Dios no hace acepción de personas” (Hechos 10:34).
3. Según el calvinismo, Dios sería mentiroso. El evangelio no sería para “todo aquel” como dijo Jesús (Juan 3:16), sino para unos cuantos escogidos.
4. No sería la voluntad de Dios predicar el evangelio a toda criatura, a pesar de que esto es lo que manda el Señor (Marcos 16:15).
5. Si el hombre no tiene libre albredrío, entonces Dios sería responsable por el pecado. Esto es imposible.
6. Según el calvinismo, Dios sería un tirano cruel é irrazonable que condena al Hades a millones de víctimas inocentes sin darles ni oportunidad ni elección.
7. Dios sería contradictorio, condenando el pecado en la vida del incrédulo, pero condonándolo en la vida del creyente.
8. La vida eterna está en Jesucristo solamente. Si Jesús mora en el corazón, también está allí la vida eterna. Pero si se retira de una vasija no limpia, también se retira la vida eterna.
9. La filiación, o calidad de hijo, con relación a la salvación, es un término que indica adopción. Cristo es el “unigénito” del Padre. En conformidad, el término “una vez un hijo, para siempre un hijo” no tiene aplicación aquí.
10. Finalmente, el testimonio de la Biblia opone irresistiblemente esta doctrina.

G. EL ARMINISMO

Esta doctrina fue enseñada primero por Jacob Hermanez (1560-1609), también llamado Jacobo Arminio, un teólogo holandés. La doctrina es así:
1. Es la voluntad de Dios que todo hombre sea salvo porque Cristo murió por todos.
2. Dios ofrece Su gracia a todos, la cual se puede resistir para la condenación del alma.
3. Dios escoge según la fe o la incredulidad que ha previsto.
4. Es posible que una persona verdaderamente regenerada se pierda si vuelve a una vida de desobediencia y pecado.

Algunos versículos que se usan para apoyar el arminismo son:
1 Timoteo 2:4-6 Hebreos 2:9 Juan 6:40
Tito 2:11, 12 2 Pedro 1:10 Hebreos 10:26-30
Hebreos 6:4-6 2 Pedro 2:21 2 Corintios 5:14


H. LA VERDAD SEGÚN LA BIBLIA

El punto de vista de Arminio es la verdad bíblica, con tal que no nos hagamos legalistas. Un descarriado es un alma perdida. Tenemos que caminar con Dios si queremos ser salvos. A la vez, tenemos que darnos cuenta de que la gracia de Dios es suficiente para mantener el alma.

Un viajero compra su billete y aborda el tren. Se sienta y confía que el revisor del tren y el maquinista le lleven a su destino. Esto es lo que hará el tren, con tal que se quede abordo el viajero. Si sale, no le llevará a su destino. Así es con nuestra salvación.
TOMO: DOCTRINA III
CURSO BIBLICO “ALFA”
Ralph Vincent Reynolds