jueves, 6 de mayo de 2010

Lección 10. LA VERDAD DE LA UNIDAD

A. EL ERROR DE LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD DEJA CONFUSIÓN:

La enseñanza errónea de que hay tres personas distintas en la Divinidad deja muchas preguntas sin respuesta. Hay confusión y contradicción en esta doctrina hecha por el hombre, que se formuló en los primeros días de la Iglesia Católica Romana. La razón de esto, por supuesto, es que no está edificada sobre la Escritura, sino sobre el razonamiento natural del hombre. Men­cionaremos unas cuantas de las preguntas que la doctrina trinitaria no contesta:

1. ¿Quién fue el padre del bebé del pesebre en Belén? ¿El Padre o el Espíritu Santo? ¿Tenía el niño Jesús dos padres?
2. ¿Cómo puede ser el Padre mayor que el Hijo si ambos son iguales? (Juan 14:28) “El Padre mayor es que yo.”
3. ¿Ora Dios? ¿Cómo puede El ser Dios y necesitar orar?
4. ¿Puede morir Dios? Si el Hijo es Dios, ¿cómo pudo morir?
5. ¿Es María la madre de Dios? ¿Qué error podría haber entonces en el término “La sangre de Dios”?
6. Si ya hay tres personas en la Divinidad, ¿cuál podría ser el error si agregáramos una cuarta? ¿Por qué no de edificar a María?
7. ¿A quién debemos adorar?
8. ¿A quién debemos orar?
9. ¿A cuántos veremos en el Cielo? ¿Cuántos tronos hay?
10. ¿Por qué no sabe Jesús cuándo volverá? (Marcos 13:32)
11. ¿Cómo puede El ser un Hijo y no tener principio?
12. ¿Hay tres Espíritus habitando en el corazón del cristiano lleno del Espíritu?

Estas preguntas pueden continuarse indefinidamente, pero sería una tontería hacerlo. Las respuestas y las explicaciones correctas a todas las preguntas anteriores prueban la Unidad. El intento por parte de los trinitarios de contestar las preguntas anteriores simplemente conducen a una contradicción y con­ fusión. A causa de que la Verdad de la Unidad se construye sobre la Palabra de Dios, las respuestas a todas las preguntas se entienden clara y fácilmente y están en armonía con toda la Escritura.




B. ¿NO HABÍAN TRES EN EL BAUTISMO DE JESUS?

Fue necesario que Jesús se bautizara para que pudiera cumplir con toda rectitud. Por cierto, El no fue bautizado por Sus pecados, sino para cumplir las Escrituras del Antiguo Testamento y dar un ejemplo a Su iglesia. Del mismo modo, fue necesario que El fuera ungido como los sacerdotes y los reyes eran ungidos en el Antiguo Testamento. Sin embargo, recuerden que Jesucristo fue el Verbo-Encarnado desde la concepción en el vientre de María. La unción estaba allí por el mismo propósito que el bautismo en cumplimiento de la Escritura.

Recordemos que estas manifestaciones (audible y visible) fueron para el beneficio de Juan el Bautista (Juan 1:11). Es discutible si alguna otra persona oyó la voz o vió el símbolo. En el día de Pentecostés hubieron dos manifestaciones en el aposento alto (audible y visible), lenguas de fuego y otras lenguas (idiomas) que hablaban. ¿Diríamos que habían dos personas allí? En tal caso, ¿qué persona era lenguas de fuego y qué persona era “otras lenguas”? Una manifestación audible y visible al mismo tiempo no hace dos personas, como tampoco el humo de un escape y el ruido de un motor hacen dos máquinas. En Getsamaní Jesús fue ambas cosas, el sacerdote y el sacrificio. ¿Qué impediría a la Divinidad de manifestarse en dos o tres maneras al mismo tiempo?

C. ¿COMO PUEDE JESUCRISTO ESTAR A LA DIESTRA DE DIOS?

Dios es espíritu e invisible. Aparte de Jesucristo no hay ningún cuerpo físico, y en consecuencia no hay diestra ni siniestra para la Divinidad. Aparte de Jesucristo, Dios no puede ser visto pues Jesucristo es LA IMAGEN EXPRESA del Dios invisible (Colosenses 1:15; Hebreos 1:3). Por lo tanto, es claro que las Escrituras que se refieren a Jesucristo sentado o parado a la diestra de Dios no significan una mano derecha física.

¿Qué significa la diestra de Dios”? Las Escrituras se refieren a la diestra de Dios como el poder y la gloria de Dios. Esto es lo que significa este término. Jesucristo se sienta en el lugar del PODER y la GLORIA.

Exodo 15:6 “Tu diestra, OH Jehová, ha sido magnificada en poder; Tu diestra, oh Jehová, ha quebrantado al enemigo.”
Marcos 14:62 “. . . y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios.”
Lucas 22:69 “pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.”

Recordemos que hay sólo un trono en el Cielo, (Apocalipsis 42). Hay sólo UNO sentado sobre el trono.

D. ¿COMO PUEDE JESUCRISTO ORAR?

Jesucristo es hombre y El es Dios. Como hombre, El ora. La respuesta a este tan llamado problema es clara: la humanidad ora a la Divinidad. Si la teoría de la Trinidad fuera correcta, entonces encontraríamos a un Dios orando a otro Dios. Si un Dios necesita orar, ¿es aún un Dios? ¿Puede la Divinidad en algún momento necesitar la oración? También, si la segunda persona de la Divinidad ora a la primera persona de la Divinidad, Dios es divisible y tenemos por lo menos dos Dioses. La explicación es muy clara: Jesucristo oraba como hombre.

E. ¿NO FUE JESUCRISTO ABANDONADO POR DIOS EN EL CALVARIO?

Nuevamente fue la carne, la humanidad de Cristo, la que exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado”? Podemos ver la razón de esto cuando leemos 2 Corintios 5:21, “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado.” El se impuso sobre Sí mismo la iniquidad de todos nosotros. Se convirtió en la persona que paga por nuestras culpas, llevando encima la tremenda carga del pecado y pagando el precio del pecado. La humanidad de Cristo tuvo que experimentar este terror por completo. El pecado separa al hombre del Dios santo. Jesucristo tuvo que experimentar esta terrible sensación de una separación de Dios. Fue la carne la que sufrió y murió; fue la carne la que gritó. En realidad, Dios estuvo allí todo el tiempo, pues la verdadera naturaleza de Cristo no cambió en ningún momento.. En otras palabras, no hubo un momento en que Jesucristo no fuera Dios manifestado en carne.

Nuevamente, refiriéndonos al tema de la Trinidad, si una persona en la Divinidad puede abandonar a otra persona en la Divinidad, entonces por cierto Dios es divisible y hay por lo menos dos Dioses. Sabemos que esto no puede ser.


F. ¿CUAL FUE LA GLORIA QUE TUVO CRISTO ANTES DE QUE EXISTIRÍA EL MUNDO?

Juan 17:5 “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.”

Aquí Jesús está orando por la glorificación que aún es futura en lo que al tiempo se refiere, pero que estaba en el plan y en la mente de Dios desde el principio. Recuerden que cuando Jesús oraba era la naturaleza humana de Jesús orando al Divino-la humanidad a la Divinidad. Así como Cristo fue un cordero muerto desde el principio del mundo, aún así fue Cristo glorificado desde el principio del mundo.

Este versículo no hace un Hijo Eterno pues la calidad de hijo se refiere al tiempo. Dios habita en la Eternidad.

G. ¿A CUANTOS VIO ESTEBAN?

Hechos 7:59 “Y apedreaban a Esteban, mientas él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.”

¿A cuántos vió Esteban? Por cierto sólo a uno. ¿A quién vió Esteban? A Jesucristo. ¿Qué nombre dió Esteban a Dios? Señor Jesús. A muchos les agradaría pensar que este versículo prueba la doctrina trinitaria. Sin embargo, éste muestra la verdad de la Unidad en forma concluyente.

H. LA CLAVE DE TODAS LAS PREGUNTAS CONCERNIENTES A LA DIVINIDAD:

En la encarnación Dios hizo algo nuevo. Dios se convirtió en lo que nunca antes había sido, pero no dejó de ser Aquél que siempre había sido. Dios se manifestó en carne, y el Verbo se convirtió en carne.

La clave es simplemente ésta: Jesucristo posee una naturaleza doble-humanidad y Divinidad. El era, y es, el mismo Dios y el Hombre perfecto. Como Dios, El habita en la eternidad; como hombre, habita en el tiempo. La calidad de Hijo limitada al elemento de tiempo es para el TRIPLE PROPÓSITO:


1. Redención;
2. Mediación;
3. Juicio y reinado milenario.

I. LAS RESPUESTAS A DOS PREGUNTAS QUE SURGEN DE LOS ATRIBUTOS:

1. ¿SE ARREPIENTE DIOS?

Referencia Bíblica:

Génesis 6:6 “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.”

Si Dios es inmutable, ¿cómo puede Dios arrepentirse?

En realidad, Dios nunca cambia de opinión. No hay necesidad de esto, pues Su omnisciencia le dice de antemano todos los actos que se refieren al hombre. El carácter de Dios nunca cambia, pero Su proceder con los hombres cambia según ellos cambien de impiedad a piedad y de desobediencia a obediencia. Cuando un hombre que anda en bicicleta en contra del viento gira y va a favor- del viento, el viento parece haber cambiado, aunque está soplando exactamente igual que antes. Fue el hombre quien carnbió, no el viento.

2. ¿ODIA DIOS?

Referencia Bíblica:

Proverbios 6:16 “Seis cosas aborrece Jehová, y aún siete abomina su alma.”

La naturaleza del amor requiere odio hacia aquello que dañaría o destruiría el objeto de ese amor. Dios ama al pecador pero odia al pecado. No hay nada contradictorio aquí. Antes bien, Dios no amaría al pecador si al mismo tiempo no odiara aquello que está dañando al pecador. Este odio, junto con la ira de Dios no es una emoción humana carnal sino más bien la reacción de un Dios santo al pecado que se expresa en términos que el hombre puede entender.

La naturaleza de, Dios no es vengativa, sino justificativa.
TOMO: DOCTRINA I
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS